Uso saludable de dispositivos móviles en los niños

Es increíble cómo mis hijas de 15 y 10 años aman la tecnología. Desde hace varios años tienen conocimientos tecnológicos y cada vez se acentúa más la necesidad de tener a su alcance dispositivos móviles. Muchas de sus actividades se realizan de manera digital.  

Antes era un lujo para algunos, pero hoy estos aparatos de tecnología son de uso cotidiano para la mayoría. Se ha provocado un cambio radical en el día a día de nuestros hijos. La realidad que ellos viven es muy distinta a la nuestra hace algunas décadas, pero para los niños definitivamente no son actividades apropiadas y requieren de vigilancia de los padres. Creo que eso es lo más importante: que como padres tengamos y mantengamos el control. 

Si bien es cierto no podemos restringir en un cien por ciento el uso de los aparatos tecnológicos debido a que estamos en una era donde casi todo es por medio de ellos, lo que sí podemos es seguir teniendo el control. Esto requiere tiempo y que lo quieras hacer. Requiere que por el amor que les tienes a tus hijos no descuides ese tema.

Uno de los principales efectos negativos es el uso excesivo de ellos, y ahí encuentras una clave importante: el exceso no es bueno, evítalo. Si tus hijos pasan mucho tiempo frente a los dispositivos móviles notarás que estarán lejos de la realidad y muchas veces crearán esos mundos imaginarios, nada de interacción social, y cada vez será más difícil separarlos.

Un celular puede ser necesario para tener una forma de contacto con nuestros hijos, pero que no se vuelva una excusa para el uso inadecuado o excesivo. Tienes la autoridad como padre y la responsabilidad de tomar el control.

Utiliza herramientas de manera significativa para compartir. Enséñales a tus hijos que bien podemos utilizar todas las herramientas para compartir de Dios, para cumplir con nuestro propósito.

Tu como padre puedes medir el grado de responsabilidad que tiene tu hijo y encontrar el momento adecuado para darle un dispositivo, y aun así estar presente. Realiza seguimiento a cada una de las llamadas o visitas a páginas web; y en su caso, del uso de redes sociales. Establece límites. Debes orientar a tus pequeños para que hagan un uso responsable de la tecnología y no perciban a los dispositivos tecnológicos como medios de entretenimiento únicamente, sino como medios de comunicación, investigación y aprendizaje cuando sean necesarios. Proverbios 21:17 (PDT) nos dice: “El que sólo busca la diversión siempre tendrá necesidad, pues nunca progresa el que ama el vino”.

Participa activamente en la educación mediática de tus hijos viendo el contenido​ junto con ellos y discutiendo sus valores. El uso de dispositivos, como el resto de las actividades, debe tener límites razonables. El juego no estructurado y fuera del mundo digital estimula la creatividad. Haz un tiempo libre de dispositivos y conviértela en una prioridad diaria.

Lo más importante es que quede claro que tú tienes el control y la autoridad para dirigir el uso que ellos les den a los dispositivos. Es tu responsabilidad enseñarles que podemos aprovechar esta era digital para que sea conocido el nombre de Jesús en todas las naciones, y así sacarle un provecho más y con propósito a su alcance.

Mateo 24:14PDT nos dice: “Y estas buenas noticias del reino se anunciarán en todo el mundo para testimonio a todas las naciones, y luego vendrá el fin”.

Bessie Godoy

También te puede interesar:

Maternidad una vocación

Para ejercer una buena maternidad no solo es necesario tener vocación de madre. También se deben aprender ciertas habilidades que nos ayudan a mantener una buena relación con nuestros hijos.

Leer más »