Primera generación

La importancia de los abuelos en la vida de los niños

Es un regalo que nuestros hijos tengan tiempo con sus abuelos. Si tienes la dicha de tener cerca a los abuelos de tus hijos, gozas de ese tiempo que ellos les dan sin prisa, no hay presiones de crianza o corrección. ¿has notado que el comportamiento de tus hijos cambia?  Los chicos perciben ese amor genuino de sus abuelos, existe una conexión especial.

Somos dichosos si los tenemos, en mi caso no conocí a mi abuelo materno pues falleció cuando estaba muy pequeña, solo lo veo en fotos antiguas y conozco de él por los amorosos recuerdos de las historias que narra mamá. Puede que tus hijos no cuenten con sus abuelos por alguna u otra razón. Puede que esa figura sea una tía o una familia amiga.

Lo que quisiéramos resaltar es la importancia de contar con la influencia de las generaciones pasadas, escuchar sus historias y perspectiva aporta tanta riqueza.

La invitación es a propiciar esa comunicación, tomarse la tarea de procurar una conexión diaria si viven lejos, actualmente no hay excusa para hacer una llamada o video llamada.

Personalmente me he sorprendido escuchar de mis hijos, cuando de repente me comentan frases valiosas con principios y valores que mi mamá les ha enseñado. Y las tienen grabadas en su mente y corazón.

Si eres la primera generación en tu familia que conoce a Jesús, debes procurar que tus hijos y los hijos de tus hijos sigan esos pasos. Prepárate, estudia, escucha la palabra de Dios, asegúrate de sembrar en tus hijos la verdad y que conozcan a Jesús. No tomes a la ligera el hecho que tengas hijos de corta edad, es ahora cuanto ellos encuentran el camino hacia Dios. Hemos enseñado a nuestros hijos a orar por cada miembro de la familia, y cuando alguno de los abuelos escuchan que sus nietos oran por ellos, pueden conocer que Dios tiene cuidado de ellos también por medio de sus generaciones.

En la familia de mi esposo, tenemos la bendición de tener a su abuela paterna quien buscó a Jesús desde muy joven, ella fue quien lo llevaba a la escuela para niños en su iglesia, lo pasaba a traer y le llevaba refacción pues cada 15 días servía en esta iglesia, mi esposo recibía dos servicios seguidos. Al pasar del tiempo en algún momento de adolescente se alejó del Señor, un día cuando recapacitó él me cuenta: “yo sabía a donde ir”, a donde me llevaba mi abuela “a la iglesia”. En ellos vemos que se cumple la promesa que tenemos: “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa. Hechos 16:31. Hoy ella se goza de ver a mis hijos, sus bisnietos, cuando los ve leer la Biblia.

En mi caso tuve la fortuna de vivir con mis abuelos paternos durante los primeros años de vida. Ellos muy amorosos conmigo, aprendí principios y valores solo de verlos a ellos. Mi abuelita trabajando siempre y mi abuelito muy correcto en todo lo que hacía, una de las cosas que admiro mucho de él es su voluntad de servir y ayudar a otros. Les comparto un ejemplo, me decía: “Mi hija si vas a visitar a un enfermo, nunca vayas con las manos vacías, siempre lleva algo en efectivo para apoyar a la familia”. Algo que recuerdo muy bien son, los modales en la mesa, ellos durante los tres tiempos de comida me mostraron cómo es la forma correcta de comportarse, para mí ha sido invaluable este tiempo con ellos.

Claro que cada familia es diferente en contexto, si tu consideras que la influencia de alguno de los abuelos podría poner en riesgo a tus chicos, debes evaluarlo, me refiero a vicios o conductas incorrectas. Pero debes tomar autoridad y declarar que en tus generaciones se corta todo patrón que pudo haber afectado la familia, en tu generación serán personas de bien. Hablando también sobre enfermedades, rompe con esa herencia en el nombre de Jesús.

María Eugenia Gil de Jerez.

 

También te puede interesar:

Primera generación

Si tienes la dicha de tener cerca a los abuelos de tus hijos, gozas de ese tiempo que ellos les dan sin prisa, no hay presiones de crianza o corrección.

Leer más »