La bendición de ser mamá

Al reflexionar cuán grande es el amor de Dios para mi vida me pongo a pensar en mis hijos: Él me ha bendecido doblemente con dos.

Él Señor ha puesto en mí el peso de su gloria, el llamado de la maternidad. Me escogió para traer al mundo a dos personas, dos almas a las cuales debo enseñar y guiar, y estoy segura de que si Él me dio ese llamado también me está capacitando para que ellos puedan tener una vida de bendición.

Mis hijos, niño y niña, son dos personas tan diferentes, tan especiales y tan únicos. Cado uno con sus cualidades y debilidades. Dios me ha elegido para amarlos incondicionalmente.

Veo la grandeza de Dios en los detalles tan especiales que ha tenido conmigo: mi varón nació un 10 de mayo (en Guatemala ese día celebramos el Día de la madre). Qué día tan especial para ser madre por primera vez y unirme a celebrar exactamente ese día la vida de mi hijo. Mi niña nació el 11 de noviembre, mes que siempre me ha parecido hermoso por ese dulce aroma en el viento y por el clima que me encanta. No cabe duda de que en este llamado Dios me ha dado tanto para poder amar y corresponder.

Ser madre es un honor, pero también es tomar la responsabilidad de guiar a mis hijos a pesar de mis temores, dudas, aciertos o desaciertos. Aunque sea humanamente imperfecta, Dios me capacita en amor.

Sé que la voluntad de Dios se cumplirá en la vida de mis hijos y que nada los podrá separar del amor divino. Cuando siento esta bendición medito en 1 Juan 4:19: “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero”. Dios me amó primero, me dio el gran honor de ser madre y solo quiero seguir tomada de Su mano para enseñarles a mis hijos que tenemos un Dios de amor, soberano y protector.

Hoy quiero exhortarte a que le agradezcas a Dios en todo momento porque te eligió para traer vidas al mundo. Pídele en oración que te guíe y capacite para cuidar de tus hijos adecuadamente.

Marisela Vásquez

También te puede interesar:

Afirmaciones positivas

Enseña y confirma el valor tan grande que tienen tus hijas, sembrando en ellas fe y que sepan que Dios las ama y tiene planes grandes y buenos para su vida.

Leer más »

La regla de oro

La empatía es la capacidad de entender la vida emocional de quienes nos rodean. Es una valiosa regla de oro para que permanezca en nuestros hogares.

Leer más »